No. De hecho el objetivo de prototipar una aplicación es disminuir al mínimo el riesgo de desarrollar un software que no cumpla con las expectativas del cliente y que este incurra en costos innecesarios por un producto que finalmente no quiso.